Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

¿Cuáles son los países con la gasolina más cara y más barata del mundo?

El Nuevo Aeropuerto, a consulta popular

El cerebro de la mujer, más activo que el del hombre

Inicio / EN PRIMER PLANO / ¿Por qué no pronunciamos la C o la Z como en España?

¿Por qué no pronunciamos la C o la Z como en España?

 

Que en América Latina la Z y la C se pronuncien igual que la S, diferente a lo que pasa en la mayor parte de España, está lejos de ser una novedad. Pero ahora los expertos aseguran que esta pronunciación diferenciada no surgió en el Nuevo Mundo sino en la propia tierra donde nació el castellano.

FB4

“Todo tiene que ver con el momento en que se produjo la colonización del Nuevo Mundo, el descubrimiento de América”, señala Juan Sánchez Méndez, filólogo español y autor del libro ‘Historia de la lengua española en América’, en declaraciones recogidas por BBC Mundo y el sitio RT.

Por aquel entonces ya había dos modos de hablar el castellano: uno hacia el norte de Castilla, que se impuso en Madrid, y otro en Sevilla, en el sur de España, donde la Z y la C se pronunciaban de modo similar a la S. Además, según los historiadores, una mayoría relativa de los primeros colonizadores españoles que llegaron a América provenía de Sevilla y otras partes de Andalucía.

Aunque “en toda América triunfó la manera sevillana de hablar español”, la ortografía se mantuvo como en Madrid, usando la Z, concluye Sánchez Méndez. Por su parte, Arturo Andújar Cobo, doctor en filología hispánica de la Universidad de Sevilla, afirma que en Andalucía la pronunciación de la Z era considerada “de menos prestigio social”. Además, la pronunciación del ‘seseo’ era “más cómodo, más sonoro, más agradable que la del ‘ceceo'”, sostuvo.

Otra explicación destaca que la pronunciación de la Z fue olvidada debido a la practicidad en el Nuevo Mundo, pues al simplificar los fonemas se facilitaba que los indígenas aprendieran la nueva lengua. Por su parte, la lingüista argentina Guiomar Ciapuscio, de la Universidad de Buenos Aires, asegura que no existe una forma correcta o incorrecta de pronunciar la Z o la C.