miércoles , noviembre 22 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Uso prolongado de teléfonos móviles causa serios daños a la salud

4 de cada 10 cánceres resultan de factores de riesgo evitables

¡Por fin! la Nasa asegura haber encontrado la cura para los ronquidos

Inicio / CUERPO Y MENTE / ¿ Vives con un apache?

¿ Vives con un apache?

Las múltiples formas en que se puede manifestar esa famélica forma de amar, esas relaciones enfermizas que hace caer al ser humano en el ciclo compulsivo del amor se llama codependencia. No sólo se limita a las relaciones interpersonales, sino que está a merced de cualquier tipo de relación con situaciones, objetos, animales,  personas o con los seres que ya fallecieron.

Codependencia

” La verdad es que ya no recuerdo quién soy sin pareja. Tengo un miedo terrible a saber quién soy; me conozco sólo a través de lo que a mis parejas les gusta, lo que ellos quieren, lo que deciden por mí. No sé quién soy si estoy sola”, dijo Gloria de 46 años de edad en la primera sesión de psicoterapia a Luisa López Madueño, (Tijuana, Baja California), autora del libro Amor apache. Ama con libertad y sin codependencia, Ediciones B México.  La psicóloga clínica en entrevista para Contenido nos explica qué es la codependencia, cómo identificarla y cómo iniciar el camino para librarnos de ella.

En mi libro cuento historias, Gloria, es una de las protagonistas, una mujer que llegó en crisis. A cuestas carga relaciones tóxicas, cada vez más conflictivas. Llorando me dijo: ‘ Sabes, ya no sé quién soy. No sé qué me gusta, no sé qué película elegir’. Ese es un ejemplo de una relación codependiente o apache: un amor sufrido, amor sangrado por los golpes psicológicos y/o físicos. Ese tipo de vínculo conlleva apego que se puede establecer con la pareja,  los padres, hermanos, amistades y mascotas, explica la hipnoterapeuta.

FotoCodependencia2

¿Qué es la codependencia?

“Creo que el otro me necesita para vivir, y requiero su presencia para sentirme bien. Quiero salvar la relación a toda costa, pero el riesgo es que puedo terminar más ahogado”, comenta la experta.  En el juego, una parte asume el rol de “salvador” y el otro de “víctima”. Cada jugador asume un patrón tóxico para culpar al otro de sus males.  En la relación lloran, pelean, gritan, discuten, culpan, agreden, celan, hablan uno mal del otro,  se sienten inseguros, se obsesionan para mantener ese apego, para depender de la otra persona para ser feliz. El codependiente quiere que su pareja cambie, que él asista a la sesión de terapia,  no quiere sanar sus emociones y amar en libertad, porque eso implica responsabilidad, explica López Madueño.

560_993_00-1-0-01

 

7 rasgos de una personalidad codependiente

  • Carencia total de amor propio.
  • No se respeta a sí mismo.
  • Camina por la vida culpando a otros de sus desgracias.
  • No sabe estar sólo.
  • Cuenta con un historial de relaciones amorosas enfermizas emocionalmente.
  • Vive apegado emocionalmente a la madre, familia, el perro, etc.
  • No sabe poner límites en su vida.
  • Comportamiento repetitivo y obsesivo alrededor de algo.
  • Estabilidad emocional dependiente de un objeto o persona.
  • Cree falsamente que la otra persona también le necesita y no puede dejarla.
  •  La persona dice: ‘Yo no tengo ese problema’. Fantasea con una realidad que no existe.
  • Creen que la relación va a tener un fin positivo. Puede pasar años y la situación simplemente no se resuelve.

Empezar-la-operación-bikini-sin-agobios

Paso a paso para vivir en libertad

  •  Amarse a uno mismo.
  • Aprender a que nadie puede llenar las necesidades y vacíos.
  • Ser responsable de uno mismo.
  • Dejar de culpar al otro
  • No necesito la aprobación de nadie para ser feliz.
  • Soy responsable de mis defectos y carencias.
  •  Te acepto como eres. No puedo estar contigo. Te digo adiós.
  • Aprendo a poner límites.
  • No permito la manipulación ni el chantaje.

Fuente:Luisa López Madueño

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)