Importante: Nuestro Aviso de Privacidad ha cambiado a partir del 14 de mayo de 2018, puedes consultarlo aquí: http://contenido.com.mx/aviso-de-privacidad/
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Leche materna: ¿insustituible?

Camas frías: disfunciones de la vida erótica en México

Donald Trump quiere una nueva victoria electoral

Inicio / Reportajes / Policía cibernética: ella nos cuida en la Red

Policía cibernética: ella nos cuida en la Red

 

Esta unidad de la Policía Federal se encarga de combatir los delitos en internet. Te explicamos cómo actúa la policía cibernética para atrapar a los delincuentes y proteger a los usuarios.

 

FOTO-2-BOLETÍN-028

 

Los alumnos del Instituto Tecnológico de Querétaro que recibieron por email la oferta de mejorar sus calificaciones mediante el pago de 1,000 pesos jamás imaginaron que el asunto crecería tanto. En primer lugar, porque casi una centena de ellos pagó para “subir” sus notas, y después porque quienes realizaron esta acción violaron la seguridad informática de la escuela, cometiendo un delito.

Por ahora las investigaciones corren a cargo de las autoridades del plantel y de la división científica de la policía, los cuales han comenzado el rastreo de servidores y direcciones de correo electrónico utilizadas en este hecho. Basta un ejemplo de muestra del tipo de investigación que realiza esta policía especializada.

Norton, un sitio internacional en seguridad en internet, explica que quienes cometen estos delitos “utilizan métodos muy variados, en función de sus habilidades y objetivos”. Esto no debería sorprender a nadie: después de todo, el crimen cibernético no es más que una actividad criminal a la que se suma un ingrediente informático.

La modalidad de crímenes, abarca una amplia gama de actividades delictivas, que van desde violaciones de Copyright, hasta fraudes, pornografía infantil  y el cyberstalking (acoso en internet), entre otros.

 

IMG_1180

 

 

Delitos a la mexicana

Aunque internet en nuestro país llegó en la década de los noventa y su uso se generalizó en la primera década de 2000, no fue sino hasta 2010 cuando los crímenes cibernéticos tuvieron un incremento sustancial de 10 puntos porcentuales, según los expertos.

La aparición de estos delitos va más allá de las consecuencias a nivel personal ya que ahora su efecto negativo se ha extendido a la economía de los países.

Estimaciones de la Organización de los Estados Americanos (OEA) consideran que tan sólo en 2013 el costo de los delitos informáticos ascendió a 113,000 millones de dólares, cantidad suficiente para comprar un iPad a todos los habitantes de México, Colombia, Chile y Perú.

En el estudio Tendencias de Ciberseguridad en América Latina y el Caribe, se explica que los países más afectados durante 2013 fueron: Brasil (impacto económico de 8,000 millones de dólares); México (alrededor de 3,000 millones); y Colombia (tuvo pérdidas por 464 millones).

Lo más preocupante según el estudio, es que la cifra podría mantener un crecimiento sostenido durante los próximos años. Para la OEA “2013 fue el año de la Gran Violación de la Seguridad Cibernética”, con 253 violaciones de seguridad, 62% más que en 2012.

En México la situación podría ser aún más compleja. La División Científica de la Policía Federal estima que el número de incidentes de seguridad cibernética aumentó 113% entre 2012 y 2013. Mientras que los números preliminares de un nuevo informe indican que para 2014 los delitos habían crecido hasta alcanzar un 300%.

La OEA advierte que el crecimiento se puede atribuir, principalmente, a que las autoridades mexicanas hoy cuentan con mejores capacidades para identificar este tipo de incidentes a nivel nacional, cosa que no ocurría en el pasado, cuando no había legislación al respecto de los delitos digitales.

Los métodos, contrario a la diversidad de acciones, sólo se centran en dos grandes campos, toda vez que el 70% de los ilícitos se realizan por correo electrónico y el 30% restante se efectúa en sitios de la Red.

Los principales obstáculos que se presentan en la actualidad para combatir los delitos en internet, según las autoridades mexicanas, son la falta de legislación que permita actuar en forma inmediata; la capacidad limitada del cuerpo de policía para intervenir, lo que debilita las investigaciones y perpetúa la sensación de impunidad, así como la falta de conciencia entre la población sobre seguridad cibernética.

 

Los ciberdelitos más comunes son: falsificación, fraude, pornografía infantil, violaciones de la propiedad intelectual, derecho a la intimidad y el ciberterrorismo.

 

¿Cuál es la información más vulnerable?

Cuentas bancarias, tarjetas de crédito, identidades completas, cuentas de subasta en línea, direcciones de correo electrónico y contraseñas.

¿Cuáles son los sectores más afectados?

Instituciones académicas (39%); Gobierno (31%); Sector Privado (26%)

Fuente: Información de la Policía Federal proporcionada a la OEA.

 

Ciberdelinciencia en números

México ocupa el tercer lugar mundial en delitos cibernéticos.

El 83% de los adultos mexicanos ha padecido algún delito asociado a las nuevas tecnologías.

Un 71% de los usuarios de tecnología informática ha sido infectado por lo menos alguna vez con un virus.

Un 11% ha declarado ser víctima de fraude.

El 10% ha sufrido pishing (robo de identidad).

Las entidades con más delitos cibernéticos son: Nuevo León, Ciudad de México, Estado de México, Baja California.

 

 

IMG_1087

Policía cibernética

“Es cierto que en México se realizan esfuerzos por legislar y proteger los derechos de los ciudadanos”, considera el maestro en computación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) José Roberto Sánchez, quien asegura que “es complicado trabajar las leyes porque las tecnologías están en constante actualización”.

Los primeros pasos incluyen dos de los delitos más frecuentes en nuestro país: por una parte, la violación a los derechos de autor y, por otro, los fraudes bancarios vía spam (contenido no deseado en páginas de internet o correos electrónicos), señala el académico.

Las acciones de la Policía Cibernética no podrían concebirse sin el apoyo de la tecnología. Hoy sería inexplicable un cuerpo de investigación que no estuviera modernizado y no observara con la debida atención hacia dónde van las tendencias delictivas. El cibercrimen es una realidad prácticamente en todos los países.

En este contexto surge la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva, una división de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que se encarga de vigilar que las herramientas tecnológicas sean operadas con responsabilidad y honestidad, canalizadas a través de un entorno seguro y respetuoso (apegados al) “Civismo Digital”.

¿Cómo actúa? Los medios que tiene la Policía Cibernética no son armas de alto calibre o de última generación: sólo tienen computadoras, acceso a internet y la inteligencia de cada uno de sus elementos para rastrear actividades ilícitas y, aunque no usan pistola, radios ni esposas, han logrado la detención de extorsionadores, homicidas y defraudadores, delincuentes que aprovechan las tecnologías de la información para realizar ataques virtuales y reales.

Esta policía atiende quejas y denuncias desde las redes sociales o por llamadas telefónicas. Explica que su principal función es “prevenir la comisión de delitos que usan como medio internet, en apego al marco jurídico y respetando los derechos humanos, a través de la generación de productos de inteligencia que permitan elevar la información al grado de certeza.”

Los policías expertos en estas tecnologías dividen su campo de acción en dos grandes grupos.

El primero es meramente preventivo e incluye las siguientes acciones: monitoreo de redes sociales y sitios web en general; pláticas informativas en centros escolares e instituciones educativas de la Ciudad de México, con el objeto de advertir sobre los delitos y peligros que se cometen a través de internet, así como la forma de prevenirlos creando una cultura de autocuidado y civismo digital.

  1. Ciberalertas preventivas, mismas que se realizan a través del análisis de los reportes recibidos en las cuentas de la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva.

La Policía Cibernética mantiene presencia formal y permanente en Facebook, Twitter, Sonico, Hi5, Twoo, Orkout, Friendster, Econozco, Neurona, Dejaboo, Xing, Google+, Badoo, Metroflog, Fotolog, MySpace, entre otras plataformas; además los agentes realizan un patrullaje diario, encubierto, para detectar posibles riesgos y amenazas.

De manera paralela, otros elementos de la corporación se dedican a investigar denuncias ya presentadas por la vía tradicional ante el Ministerio Público o las que se reciben diariamente vía correo electrónico.

El segundo grupo es la acción y se refiere a interponer una denuncia cuando el ciberdelito ya ha ocurrido. Entre las facultades que tiene esta policía se encuentran: establecer comunicación con empresas que admiten la creación de perfiles para evitar el robo de identidad o incluso cerrar cuentas apócrifas, así como ejecutar detenciones por estafas, fraudes, pornografía infantil o cualquier otro delito que se agregue a una lista en constante actualización por parte de las autoridades.

Cabe recordar que aunque la policía cibernética está siempre pendiente de los movimientos extraños en redes sociales u otros sitios de importancia, dependerá de cada persona cuidar su seguridad al utilizar las nuevas tecnologías, tomar las debidas precauciones evitará pasar un mal rato y se tendrá una navegación segura por internet.

Esta división depende de la SSP federal, pero cada estado de la República cuenta con una policía cibernética local que atiende denuncias las 24 horas de los 365 días del año.

 

 ¿Dónde denunciar delitos cibernéticos?

Twitter: @UCS_CDMX

Página: http://www.ssp.gob.mx

Teléfonos: CDMX: 5242-5100 ext. 5086; resto del país: 01800-440-3690

Correo: policia_cibernetica@ssp.gob.mx

 

 

 

Recuadro:

¿Cómo evitar delitos cibernéticos?

  1. Mantenga actualizado el software de protección de su computadora, como el antivirus y el antiespías. Procure instalar versiones originales legales.
  2. Cambie sus contraseñas con regularidad, como mínimo cada 90 días.
  3. Evite las contraseñas lógicas que se puedan deducir fácilmente, como su fecha de nacimiento y procure utilizar combinación de mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales si le son permitidos.
  4. Cuide los archivos adjuntos que revisa en sus correos electrónicos
  5. Aunque use su equipo personal, acostúmbrese a cerrar las sesiones de correo electrónico o de redes sociales.
  6. Evite realizar operaciones financieras en redes abiertas o públicas.
  7. Cuide la información que comparte en redes sociales.

Fuente: Secretaría de Seguridad Pública

 

(Mario Ostos)