Te puede interesar

El expresidente Alan García se disparó al ser detenido por caso Odebrecht

Frutas que combaten el envejecimiento

WhatsApp ya no permitirá que se realicen capturas de pantalla

Infidelidades, ¿se confiesan o se ocultan?

 

Aunque para muchos la respuesta sea obvia (hay que confesar), la polémica ha destaado un debate entre quienes optan por callar y los que piensan que la mejor opción es contar cuando se ha sido infiel ¿ustedes qué piensan? A continuación te mostramos algunas ideas que se tienen al respecto.

es-el-primer-estudio-que-demuestra-que-hombres-y-mujeres-podrian-ser-infieles-en-porcentajes-similares-corbis

¿Cómo actuar cuando el infiel eres tú? ¿Conviene optar por la sinceridad o sostener el engaño hasta las últimas consecuencias?

Están los que aseguran que corazón que no ve, corazón que no siente. Muchos creen que confesar una infidelidad es un acto de completo egoísmo, que se trata de hacer sufrir al otro con tal de liberarse de la pesada mochila de la culpa. Para ellos la verdad no tiene sentido y hacerse cargo de un engaño sólo provoca un innecesario dolor en el ser amado.

Otros, llevan adelante el imperativo categórico: no importan las consecuencias, la sinceridad es fundamental para que una pareja subsista y el infiel tiene que confesar pase lo que pase. Lo cierto es que cada pareja es un mundo con sus propias reglas y códigos. En el juego del amor, no hay receta que valga.

Según un estudio estadístico realizado por IPSOS, el 30% de la población es infiel. De los 824 encuestados, el 35% de los hombres y el 26% de las mujeres reconocieron haber engañado alguna vez a sus parejas estables. Las causas de la infidelidad son muchas: aburrimiento, necesidad de aumentar el ego y sentirse querido o deseado, ganas de tener una aventura para romper con la rutina, venganza frente a la sensación de abandono, o una forma de evadir los problemas que existen dentro de la pareja.

La clave está en definir cómo es la situación. Saber o no saber, de eso se trata el asunto. Se puede elegir cualquiera de los caminos: callar y hacer como si nada hubiera pasado o bien inclinarse por enfrentarse a la crisis y el dolor que suele implicar saberse engañado. Cada persona tiene derecho a un camino o al otro. Si conocemos a nuestra pareja y charlamos sobre una posible infidelidad, vamos a saber qué es lo que desea.

La base de una relación a largo plazo es llegar a acuerdos concretos y aprender a respetarlos. Por sí misma la infidelidad no es mala ni buena, todo depende del contexto y de las prioridades. El sexólogo Esteban Cañamares explica: “Los seres humanos tenemos dos necesidades contrapuestas. Por un lado, expandir nuestros genes, descubrir nuevas formas de ser, amar y jugar. Y, al mismo tiempo, tendemos a querer un entorno estable, con pareja o familia, para toda la vida o durante mucho tiempo. Vivimos en esa contradicción”.