facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Mexicanos y el Día Internacional del Libro

Rusia anuncia el bloqueo de varias direcciones IP de Google

Conoce todos los detalles que dejó el primer debate rumbo a las #Elecciones2018

Inicio / Actualidad / Hallan entierros prehispánicos en CDMX

Hallan entierros prehispánicos en CDMX

Cuatro entierros prehispánicos, entre los que se encuentran restos de una mujer de al menos 700 años de antigüedad, fueron hallados en Ciudad de México durante trabajos de drenaje en el pintoresco barrio de Xochimilco, informó este miércoles el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

MÉXICO, D.F., 26ABRIL2013.- Hallan entierros en unidad habitaciobal Tlatelolco, el salvamento arquelógico es realziado por especialistas del INAH. La detección de entierros humanos correspondientes a dos adultos, que datan de los años 1325-1500 d.C., asociados a fragmentos de cerámica y lítica tallada, tuvo lugar en la unidad habitacional Nonoalco Tlatelolco, durante los trabajos de actualización de la red eléctrica, bajo la supervisión de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Las osamentas se encontraron en uno de los tramos donde se instala la tubería de soporte al cableado eléctrico que realiza la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Dichos restos se han protegido para conservarlos y hacer su exploración sistemática, cuando se tengan las condiciones que demanda la investigación, expresaron los especialistas del INAH. Así, acorde con la planeación de estos trabajos, el personal especializado en arqueología ha trabajado incansablemente desde el mes de junio del año pasado en la protección del patrimonio. La Sección 1 de dicha unidad habitacional ya ha sido terminada y desde el mes de abril continuaron las obras en la Sección 2, comprendida entre el Eje de Guerrero también conocido como 1 Poniente, el Eje Central al oriente, al sur por la avenida Ricardo Flores Magón y al Norte por el Eje 2 Norte Eulalia Guzmán. FOTO: INAH / MAURICIO TAPIA /CUARTOSCURO.COM

“Es la primera vez que se encuentran entierros con este tipo de preparación mortuoria en esa área de Xochimilco”, un barrio del sur de México que se caracteriza por sus canales y coloridas chinampas, indicó la arqueóloga en jefe del proyecto, Sahira Rincón, a través de un comunicado.

Estos restos, descubiertos el 13 de mayo durante los trabajos de renovación del drenaje profundo, “revelan que los xochimilcas inhumaban a sus seres queridos en sus casas, lo cual significa que en el pasado esta parte del centro de Xochimilco fue zona habitacional”, explicó.

Las inhumaciones se caracterizan por tener cuatro capas de preparación: la primera de cerámica doméstica ricamente decorada y acompañada de navajillas de obsidiana, la segunda tiene rocas ígneas y tezontle, la tercera presenta cerámica con restos óseos de animales y la cuarta muestra barro quemado, explicó el INAH.

Según las temporalidades del material cerámico, los esqueletos fueron depositados durante el periodo Posclásico Tardío (1300 d.C.).

Una de las osamentas corresponde a “una mujer de al menos 700 años de antigüedad”, cuyos restos estaban acompañados de una rica ofrenda funeraria compuesta por diversos objetos, como una punta de proyectil, numerosas navajillas de obsidiana verde y gris y restos de animales, indicó la institución.

Los entierros también incluyen a un muchacho de entre 15 y 17 años, un hombre que alcanzó la cuarta década de vida y una niña de unos cuatro años, que presentaba caries y daños severos en sus dientes de leche, probablemente por la dieta que ingerían, dijo por su parte la arqueóloga Rosa María Alcántara.

La experta explicó que el hombre “tenía desgaste en las vértebras y en los huesos de las manos, probablemente ocasionado por el trabajo que desempeñó”.

Xochimilco, que fue hogar de diversos pueblos nahuatlatos, siempre ha sido una zona de chinampas y su cultivo requería de mucho esfuerzo y de una posición anatómica flexionada para sembrar.

Durante el Posclásico Tardío, Xochimilco fue uno de los dos lagos de agua dulce de los siete que conformaban la cuenca lacustre. Sin embargo, la riqueza de recursos naturales producidos en esta área no beneficiaba directamente a sus habitantes, debido a que gran parte de su producción se destinaba a pagar el tributo a la Triple Alianza, conformada por las grandes ciudades de Tenochtitlan, Tlacopan y Texcoco.