facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Administrarse. La columna de Gabriel Zaid

De pipa y guante: el Jockey Club

Seguridad, vigilancia y derechos… Entre la espada y la pared

Inicio / COLUMNAS / Volatilidad o costos de corrupción

Volatilidad o costos de corrupción

sr burns

Por Alicia Salgado

Volatilidad o costos de corrupción

En la pasada reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), del 28 de octubre, la Junta de Gobierno mencionó “diciembre”, como el mes en que comenzará la elevación de su tasa de interés de referencia, hoy ubicada nominalmente entre 0.0% y 0.25%.

Así, la primera incógnita de una ecuación incierta parece despejada. Falta saber a qué ritmo se regresará a la normalidad y cuál sería la tasa objeto a alcanzar. Diciembre será el mes de inicio, pero falta conocer las otras dos variables para que la incertidumbre y la volatilidad no se apoderen de los mercados financieros.

Existe el riesgo de que el search for yield (búsqueda de rendimiento), que imperó de 2009 a 2014, pueda exacerbar el search for safe (búsqueda de resguardo), que ha precipitado la devaluación cambiaria, el aumento de deudas y la inestabilidad macroeconómica en los países emergentes.

En la búsqueda de resguardo para estos países se ha sumado la fuerte contracción del margen de maniobra fiscal, particularmente en aquellos donde se ha presentado una importante reducción de ingresos por exportaciones petroleras o materias primas.

En el caso mexicano el mayor efecto de la caída del ingreso petrolero, de acuerdo con cifras del Banco Central, se ha traducido en una reducción de la cuenta comercial de 12,000 millones de dólares al cierre de 2013, a balance cero al cierre de 2015; y en términos fiscales, la dependencia se ha reducido de 32%, al cierre de 2012, a menos de 22%,al cierre de septiembre de 2015.

En términos económicos el choque petrolero fue estimado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en alrededor de 0.7% al cierre de septiembre; sin embargo, y aunque la devaluación de casi 40% del tipo de cambio frente al dólar ha sido una variable ligada en parte a la volatilidad en los mercados internacionales, una buena parte, como en otras naciones petroleras, obedece a la reducción de flujos de exportación, petroleros o de manufacturas. Así, volatilidad financiera, contracción de ingresos y menores términos de intercambio se han traducido en una reducción de entre 0.7 y 1% del valor potencial del PIB, si se considera que economistas y el Banco de México han reducido de 3 a 2% en promedio la expectativa de crecimiento económico para 2015.

VAYAMOS A LA CORRUPCIÓN.

En octubre, en un foro realizado como parte de las reuniones de otoño del FMI, Vitor Caspar y Sean Hagan, director fiscal y abogado en jefe del organismo respectivamente, analizaron el impacto de la corrupción en el crecimiento de las economías. Señalaron que en años recientes desde Sao Paulo a Johannesburgo, los ciudadanos han tomado las calles para repudiar la corrupción e inclusive en naciones como Chile, Guatemala, India,  Iraq, Malasia y Ucrania, están exigiendo a sus gobernantes que “Detengan y castiguen la corrupción”.

Un estudio sobre corrupción, gobierno e impacto en la economía, realizado por el FMI hace 10 años, estimaba que aproximadamente 1.5 billones (1.5 trillions en inglés), del valor de la economía se pierde en la corrupción, entendida no sólo como el soborno a un oficial del gobierno por un particular para la obtención exclusiva o con ventaja de un favor político o económico, sino como “la privatización de la política pública”.

Hace unos días, en el foro que organizó The Economist sobre inversión y reformas y la perspectiva de México, Ary Naïm, gerente general de Corporación Financiera Internacional,  señaló que la diferencia entre países como Estados Unidos -donde también existe corrupción- y México, es la cantidad de casos que quedan impunes. Los actos de corrupción que ocurren en México equivalen aproximadamente al 9% del Producto Interno Bruto (PIB), consideró Ary Naïm,  country manager para México de Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) y reduce en 15% la efectividad del gasto público.

La conclusión es evidente: entre la volatilidad global y el efecto de la contracción del ingreso petrolero, el principal factor que contrae la economía, reduce la productividad, entorpece la operación empresarial y empobrece a la población, es precisamente la corrupción.