jueves , diciembre 14 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

Esto es lo que se ha buscado más en Google este 2017

La isla en el pacífico que ofrece claves para hallar restos de vida en Marte

Localizan un planeta con las condiciones para tener agua en la superficie

Inicio / SALUD Y CIENCIA / ¿Cuánto sabes de las huellas digitales?

¿Cuánto sabes de las huellas digitales?

huellas-dactilares-japon

  • Son una parte fundamental de nuestra vida

Estas pequeñas líneas, que parecen no seguir patrón, nos distinguen de cualquier otra persona. Son únicas e irrepetibles en cada dedo, incluso de una misma mano. Te presentamos 8 cosas que no sabías sobre las huellas digitales. Varias te van a sorprender

8. Las huellas digitales no cambian durante la vida

Naciste con un patrón de huelas en tus manos y pies y te vas a morir con las mismas huellas. Por más que se crezca, engorde, adelgace o cambie, los patrones de las huellas siempre serán los mismos. Por ello, las también llamadas huellas dactilares, son la forma de identificación que no engaña y la preferida para asuntos oficiales.

7. Los gemelos tienen huellas digitales diferentes

Esos programas policiales en que no pueden decidir quién es el asesino, ya que quien dejó las huellas digitales tiene un gemelo te miente. Las huellas digitales son únicas, incluso para estos hermanos idénticos. Esto se debe a que las huellas dactilares no responden a la genética sino que, al formarse al tercer mes de embarazo, van variando cuando los dedos rozan con el cordón umbilical o este crece permitiendo más movimientos intrauterinos.

6. Se puede nacer sin huellas digitales

Existen unas pocas personas en el mundo que no pueden ser identificadas por sus huellas dactilares, pues simplemente no tienen. Ese es el caso de quienes padecen adermatoglifia, una condición genética y que hace que las plantas de las manos, pies y dedos estén libres de cualquier tipo líneas de relieve o depresión.

5. Las huelas dactilares sirven para mucho más que identificarnos

Las pequeñas arrugas y líneas nos ayudan a sujetar objetos impidiendo que se resbalen, lo mismo al caminar descalzos por superficies lisas y resbalosas. Asimismo, se cree que las huellas aumentan nuestro sentido del tacto.

4. Los patrones de nuestras huellas pueden clasificarse

Si miras tus dedos, notarás que estas líneas no siguen un solo patrón. Sir Francis Galton las clasificó en tres tipos: arcos, espirales y bucles.

3. Las marcas dejadas por huellas dactilares son difíciles de borrar

Si cometes un crimen, tus huellas dactilares quedarán en las escena para identificarte, ya que no se borran fácilmente. Ello se debe a que tienen bastante humedad y aceites en cada dedo, por lo que penetran en cualquier superficie absorbente.

2. En Argentina se utilizó por primera vez las huellas digitales para resolver un crimen

Argentina fue el primer lugar en la que un criminal fue arrestado utilizando sus huellas dactilares para identificarlo. Gracias a un método creado por Juan Vucetich se empezó a tomar las impresiones dactilares de los criminales y unos años después, se estableció un registro obligatorio para todas las personas. En 1892 ocurrió el primer arresto basado en las huellas digitales que el criminal dejó en escena: una mujer acusó a su vecino de asesinar a sus hijos. En la puerta habían quedado marcas sangrientas con huellas digitales, las que se utilizaron para comprobar que el vecino era inocente y la asesina era la propia madre.

1. Los koalas son los únicos animales con huellas dactilares similares a las humanas

Los monos serán los animales que más se parecen a las personas pero, en el caso de las huellas dactilares, quienes las repiten son otros. Los koalas presentan patrones dactilares similares a los de los seres humanos. Eso si, estos marsupiales tienen dos pulgares y el resto de sus manos están cubiertas por garras.

Interesante, ¿no? Con estas 8 cosas que no sabías sobre las huellas dactilares, ahora podrás demostrar tu conocimiento ante tus amigos y reírte de las poco precisas series de TV.

Fuente: Ojo científico