Te puede interesar

¿Cómo era José, el papá de Jesús?

Mujeres de palabra

Portales de ligue: el amor a un clic

Lo que nos cuestan los nuevos minipartidos

partidos políticos

Por Mariana Chávez

  • Este año 52 organizaciones solicitaron su registro como partidos y sólo tres lo lograron.

La permanencia del generoso subsidio que les otorga el Estado dependerá exclusivamente de los votos que les brinde el  electorado.

I: Corrupción y conveniencia, vicios arraigados

Para las elecciones intermedias de julio de 2015 los mexicanos dispondremos de un menú más variado que nunca: no se circunscribe a las tres opciones mayoritarias (PRI, PAN, PRD) ni a las otras cuatro que aún subsisten (PT,PVEM, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano), sino también a los tres nuevos partidos que fueron aprobados por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE): Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social (PES) y el Partido Humanista (PH).

Su llegada fue considerada como “aire fresco” para la incipiente democracia mexicana. Sobre todo tomando nota de que las tasas de participación ciudadana (63% en 2012) siguen siendo indicativas de que hay electores que no se sienten atraídos por sus propuestas políticas.

También hay sectores de la población que no recibieron bien la noticia, pues el 80% de los mexicanos no confía en los partidos políticos, según el Informe país sobre la calidad de la ciudadanía en México, del INE) y, de acuerdo con datos de Consulta Mitofsky, de 2012, dos de cada tres ciudadanos consideran excesivos a los partidos existentes.

Para el estudioso Salvador Mora Vázquez, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, por ejemplo, el rechazo obedece a que existe el temor de que los nuevos partidos repitan los vicios de sus antecesores o, como ya ha ocurrido, se conviertan en clanes familiares que se enriquezcan a costa de los ciudadanos. Por lo pronto, desde agosto pasado estas organizaciones políticas están enfocadas en un solo objetivo: conseguir el 3% del total de la votación para no perder su registro.

 

Bolsillo ciudadano

Otro malestar que le provoca a los mexicanos es el costo al erario público que significan los nuevos partidos, que este año recibirán de presupuesto 31.7 millones de pesos para gastos ordinarios y 4.6 millones para “minucias” como capacitación política y franquicias postales y telegráficas.

 

De 2012 a la fecha los partidos políticos nos han costado 11,000 millones de pesos, de los cuales 3,300 millones (30%) fueron otorgados a partidos pequeños como el Partido del Trabajo (PT), el  Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Movimiento Ciudadano (MC) y el Partido Nueva Alianza (Panal).

El columnista político Ricardo Alemán realizó un comparativo más extenso: de 1997 a la fecha todos los minipartidos, incluso los desaparecidos, han recibido un total de más de 53,000 millones de pesos.

“Eso quiere decir que en estos 17 años se han llevado a los bolsillos el equivalente a 62 hospitales bicentenarios, como el construido en Chiapas”, apunta Alemán.

 

La buena noticia es que más partidos no significa un mayor gasto, aclara el maestro Salvador Mora: “Sólo disminuye el tamaño de la rebanada que a cada partido le toca”, afirma.

Anualmente se establece un presupuesto general: 30% se distribuye en partes iguales entre los partidos y 70% se otorga según el porcentaje de la votación nacional recibida.

Por su parte, Marco Antonio Baños, consejero del INE, señala: “Por ley en México el 90% del financiamiento de los partidos debe de ser público, para garantizar que no ingrese dinero proveniente de actividades ilícitas o empresarios que quieran salir beneficiados con el triunfo”.

Y a decir de Salvador Mora, esto también fomenta el poco esfuerzo para hacerse de recursos. “Cuando mejoremos los esquemas de revisión de los ingresos privados, podremos disminuir el financiamiento público liberando de una carga económica importante a los ciudadanos”, indica Marco Antonio Baños.

Alianzas por conveniencia

En los últimos 17 años el 80% de los nuevos partidos políticos no ha logrado conservar su registro y los que lo han logrado es porque han mantenido un voto marginal, por lo que buscan alianzas bajo el argumento de compartir ideales políticos, para conservar su registro y las prerrogativas (financiamiento para actividades ordinarias, capacitación política, franquicias postales y telegráficas, y tiempo en radio y televisión).

Los requisitos para la conservación del registro y las prerrogativas se han ido endureciendo: se incrementó de 2% (hasta 2006) a 3% del monto total de los votos que deben obtener en las elecciones, además de que a los nuevos partidos se les impide realizar alianzas.

“Estas nuevas reglas, si bien garantizan el trabajo por los votos, también los pone en una situación inequitativa respecto a sus antecesores, los cuales no hubieran conservado su registro bajo las premisas actuales”, apunta el maestro Mora.

Datos proporcionados por el presidente de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, Víctor Alarcón Olguín, y por Rosa María Mirón Lince, investigadora de la UNAM, muestran algunos ejemplos.

En sus primeros procesos PT y Convergencia apenas alcanzaron el 2% de la votación (PT con 2.2% y MC con 2.4%) porcentaje que fue superado por los votos nulos (3%).

En 2012 los tres partidos lograron un aumento de votos luego de su coalición con el Movimiento Progresista de Andrés Manuel López Obrador. El PT tuvo 4.8% y MC 4.2%. Pero el voto nulo también creció a 4.29%.

Deudas al erario

El robo y la corrupción cometidos por los anteriores partidos son antecedentes de desprestigio que cargan los nuevos partidos.

“El Partido de la Sociedad Nacionalista, por ejemplo, no devolvió los recursos materiales y económicos otorgados para su financiamiento y que por ley están obligados a regresar -recuerda Marco Antonio Baños-. Este hecho impulsó que desde 2007 el IFE, ahora INE, se encargue de verificar que los recursos otorgados sean devueltos”.

Un minipartido que se vio en una situación similar fue el Partido Socialdemócrata (PSD) que en 2009 perdió su registro y tiempo después se descubrió su evasión de impuestos, aportaciones sin comprobar a fundaciones, opacidad en sus cuentas bancarias y pagos “fantasma”.

“El PSD fue sometido a un proceso de liquidación. La ciudadanía puede tener plenas garantías de que los partidos que pierdan su registro en las elecciones de 2015 serán sometidos a este procedimiento exhaustivo. La nueva Ley General de Partidos exige la transparencia de las finanzas y posibilita anular una elección si se comprueba que se rebasaron los topes de campaña. De hacerse efectivos estos lineamientos,estaríamos fortaleciendo la naciente democracia mexicana”, puntualiza Salvador Mora.

Vicios añejos

Nepotismo, amiguismo, fraudes y la presencia de los políticos de “siempre” disfrazados de “una nueva alternativa”, son vicios de los grandes partidos que los nacientes pequeños han copiado y que los han desacreditado. Hace varios años publicamos artículos al respecto: ver: El gran negocio de los neopaleros, Contenido, May, 1991; El peor enemigo de la democracia, la partidocracia, Contenido, Abr. 2003; donde dimos cuenta de casos como el del PVEM, el cual desde que obtuvo su registro (1991) ha sido controlado por una sola familia. Su fundador Jorge González Torres (antiguo miembro del PRI) heredó el cargo de presidente a su hijo Jorge Emilio González Martínez, quien actualmente es senador.

“El nepotismo y amiguismo dentro de los partidos políticos no puede ser sancionado, pues no son considerados entidades de la administración pública, pero es un tema que debe de ser ventilado en las discusiones de las modificaciones a la ley de los partidos políticos”, afirma Marco Antonio Baños del INE.

Ejemplos actuales: en el Panal, Luciano Quadri, hijo del candidato presidencial del partido, se incorporó al equipo de campaña como subcoordinador operativo, fue también asesor y diputado suplente.

Morena no es la excepción. En su estructura están los hermanos de Andrés Manuel López Obrador, Pío López Obrador y José Ramírez López Obrador, así como su hijo Andrés Manuel López Beltrán.

 

RECUADRO:

Los líderes de los nuevos partidos han saltado de un partido a otro. Andrés Manuel López Obrador inició su carrera como priista, luego se pasó al PRD, donde fue presidente nacional y candidato presidencial en dos ocasiones.

Hugo Erik Flores, actual líder del PES, fue senador suplemente por el PAN.

Javier Eduardo López Macías del PH, militó durante 29 años en el PAN.

 

Disputas internas

Los conflictos internos son otro factor del cual los partidos nacientes no se han librado. El caso por excelencia fue el del PSD, cuya desaparición en 2009 se dio luego de una disputa por la dirigencia, que encabezaron dos grupos: el de la ex candidata presidencial Patricia Mercado y el que lideraban Alberto Begné Guerra y Jorge Carlos Díaz Cuervo.

“El detonante es la centralización de los recursos públicos en los órganos directivos desde donde también se define a los candidatos potenciales. Así estaba ocurriendo en Morena, donde AMLO comenzó a nombrar candidatos estatales sin que las dirigencias estuvieran enteradas”, anota Salvador Mora.

Camino hacia la democracia

Los entrevistados coinciden en que México necesita que la participación política de la población y los partidos sea mayor, pues aún sigue siendo el más eficaz instrumento para convertir las demandas en propuestas concretas.

“No se puede limitar la cantidad de partidos, puesla libertad de asociación es un derecho fundamental, y el número no es determinante: dos partidos políticos son el eje de la democracia estadounidense, pero en el parlamento británico existen 10.

“Lo que es fundamental es la calidad y si los partidos nacientes quieren sobrevivir y marcar la diferencia como dicen, deben alejarse de los viejos vicios y hacer suya la agenda ciudadana. Evitar hacer promesas inalcanzables y convertirse en un verdadero reflejo del sentir ciudadano, ávido de líderes y representantes que logren despertar de su letargo a México”, concluye Salvador Mora.

SECUNDARIA

De los 18,000 millones de pesos del presupuesto del INE para el año 2015, el 27% (5,000 millones) se destinarán a los partidos políticos.

 

II: Quiénes son los nuevos rostros

¿Qué fuerza tienen, a quién representan y de dónde salieron estos nuevos partidos?

 

Movimiento de regeneración nacional (Morena)

Organización fundada por AMLO y que comenzó la búsqueda de su registro después de la elección de 2012, al separarse éste del PRD.

 

Entrevista con Martí Batres, presidente del Comité Ejecutivo Nacional

¿Por qué formar un partido más?

Porque todos los existentes se unieron contra los ciudadanos en el Pacto por México. No hubo una fuerza política que los defendiera del aumento de impuestos, del desmantelamiento de los derechos labores y la entrega de los recursos naturales.

¿Cómo se ganarán la confianza de los mexicanos?

Trabajando cerca de la gente, defendiendo sus interesesy demandas, y también siendo una fuerza política donde nadie tenga privilegios.

¿Cuál es el sello distintivo de Morena?

Nuestra principal alianza es con la ciudadanía, los empresarios, trabajadores, amas de casa.

¿Sabe que la mayoría de los partidos nuevos no sobrevive?

Puede haber nuevos y viejos que perduren o que desaparezcan, su permanencia depende de que sean una fuerza política que representen algo nuevo.

Un reclamo social hacia los partidos es el nepotismo y el amiguismo. ¿Cómo lo combatirán?

Si bien la lucha por transformar a México puede abarcar a muchos seres queridos, no hay ningún familiar de los dirigentes que esté designado a un cargo ejecutivo.

Otra molestia ciudadana es que los políticos salten de un partido a otro.

No es nuestro caso, porque si estamos formando un nuevo partido, no es por falta de espacios, sino porque somos una fuerza política ética, moralizadora y distinta.

¿Tienen alguna propuesta para disminuir el costo de los partidos?

Es cierto que hay que disminuir el presupuesto destinado a los partidos y las campañas políticas, pero también deben reducirse los salarios de los altos funcionarios. Enrique Peña Nieto debe desistir de tener un avión presidencial que vale 7,000 millones de pesos.

¿Cómo garantizará la transparencia?

Cumpliendo con la ley y a través de un ejercicio austero de recursos.

López Obrador ha tenido la fuerza suficiente para formar un nuevo partido, ha sido candidato presidencial en dos ocasiones y no ha ganado en ninguna. ¿Por qué ahora sí ganará?

López Obrador ganó la elección de gobernador de Tabasco en 1994, la de Jefe de Gobierno del Distrito Federal en 2000, y la presidencial en 2006, sólo una de las tres fue respetada y en las otras dos se impuso el fraude electoral.

 

PH

Tiene su origen en la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (UNIMOSS), conformada principalmente por asociaciones de productores del sector rural.

Entrevista con Javier Eduardo López Macías, Coordinador Ejecutivo Nacional

¿Por qué formar un partido más?

Porque es un derecho ciudadano organizarse y participar en la política, ojalá fuéramos más los involucrados. Los nuevos partidos oxigenan la vida política del país y además fuerzan a los tradicionales a cambiar su ruta.

¿Cómo se ganarán la confianza de los mexicanos?

Haremos nuestra la agenda ciudadana. Queremos abrir las candidaturas a líderes que hayan demostrado con hechos que están contribuyendo a transformar su entorno, así garantizaremos el arribo de diputados que tengan un porqué pelear y no sean títeres de partidos.

¿Cuál es el sello distintivo del PH?

No tenemos ideología, pues los problemas de la sociedad no la tienen. Nosotros somos plurales e incluyentes, pues queremos crear programas que resuelvan los problemas a partir de propuestas ciudadanas.

Creemos en un humanismo ciudadano, en su empoderamiento y en sus instituciones. El 98% de nuestra gente no había estado en la políticay queremos ser un detonador de la participación de mujeres y jóvenes; más mujeres que hombres nos integran y 10% de las candidaturas serán para jóvenes entre 18 y 30 años.

¿Sabe que la mayoría de los partidos nuevos no sobrevive?

Hay partidos que hacen las cosas bien y otros que las hacen mal, de ahí que en países como Colombia los de reciente creación están compitiendo de tú a tú en las elecciones con partidos tradicionales y soberbios.

Un reclamo social hacia los partidos es el nepotismo y el amiguismo. ¿Cómo lo combatirán?

Hicimos órganos colegiados que tienen un coordinador nacional, estatal y municipal, así nadie se queda ni es dueño del balón. Además, las dirigencias se rotan anualmente. Nuestros candidatos tienen que demostrar sus méritos con la ciudadanía y no con el partido.

Otra molestia ciudadana es que los políticos salten de un partido a otro.

No me da vergüenza decir que vengo del PAN, donde milité por 29 años, no soy un chapulín. Lo que está mal es que sean candidatos de un partido y luego de otro y no terminen sus encargos, ni den respuesta a los compromisos que hicieron. En el partido hay gente que viene de los tres partidos tradicionales, pues era el único modo que tenían de participar.

¿Tienen alguna propuesta para disminuir el costo de los partidos políticos?

El financiamiento de los partidos y de las campañas debe ser totalmente público, pero transparente, de tal suerte que la democracia aunque sea costosa, exija a los partidos compromisos reales con sus electores y no con los empresarios que los apoyaron.

¿Cómo garantizará la transparencia?

En nuestros estatutos estaba la transparencia antes de que fuera ley.Ya tenemos a nuestro comisionado y todos nuestros procesos y gastos serán abiertos.

Se dice que detrás de ustedes está Felipe Calderón. ¿Es cierto?

Nosotros no somos un partido satélite, no ésta él, tampoco tenemos un candidato presidenciable ni una estructura religiosa, es por eso que nadie se puede explicar cómo ciudadanos comunes hayan logrado tener un partido político.

PES

Surgió en 2001 como una agrupación política nacional. En 2006 consiguió su registro como partido local en Baja California.

Entrevista con Hugo Erik Flores, líder nacional

¿Por qué formar un partido más?

Muchos mexicanos no nos sentimos representados por los partidos que existían.

¿Cómo se ganarán la confianza de los mexicanos?

Somos un organismo de trabajo comunitario; de hecho, estamos mucho más cerca de ser una organización social que un partido político.

¿Cuál es el sello distintivo del PES?

Somos impulsores de la familia, queremos rescatarla y fortalecerla. Además contamos con la participación de muchos jóvenes, con ideas nuevas.

¿Sabe que la mayoría de los partidos nuevos no sobrevive?

A pesar de que no somos una organización conocida a nivel nacional, sí lo somos de manera local, pero también al ser una organización política y social estamos extendidos en todo el país.Nosotros le apostamos al voto joven, traemos a muchos candidatos jóvenes, líderes sociales. También creemos en la equidad y la mitad de nuestros candidatos serán hombres y la mitad mujeres.

Un reclamo social hacia los partidos es el nepotismo y el amiguismo. ¿Cómo lo combatirán?

Desde el inicio nuestros familiares han participado de manera voluntaria y queremos que así siga siendo. Pero no se puede aspirar a ningún cargo si un familiar está ejerciendo otro que implique toma de decisiones.

Otra molestia ciudadana es que los políticos salten de un partido a otro.

La mayoría de nuestros miembros no ha participado en política. Somos personas normales haciendo política. Somos un partido ciudadano.

¿Tienen alguna propuesta para disminuir el costo de los partidos políticos? Al contrario, queremos que todo el financiamiento sea público, pues las elecciones se han ganado por las aportaciones privadas. Es mejor tener los elementos necesarios para transparentar los recursos, que permitir que el crimen organizado o grupos de interés ganen elecciones.

¿Cómo garantizarán la transparencia?

En Baja California, donde nacimos, nunca hemos sido multados, siempre hemos comprobado nuestros gastos y así lo haremos a nivel nacional.

Se les critica su relación con grupos religiosos.

La autoridad electoral investigó y concluyó que en nuestra conformación no intervino ni la Iglesia cristiana ni la evangélica; algunos ministros se asociaron y participaron, pero en su calidad de ciudadanos. Si el INE hiciera una revisión igual de exhaustiva del padrón de otras organizaciones, seguramente se encontraría con ministros en curso.