Te puede interesar

Parlamento Europeo reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela

Descanse en paz el actor Rogelio Guerra

Arturo Cepeda Salinas: buscador de talento infantil en tecnología

Murciélagos responsables del ébola

 

Estos mamíferos voladores serían responsables.
  • El virus del ébola, que ha matado a más de 1,300 personas en África Occidental.

El epidemiólogo alemán Fabian Leendertz, del Instituto Robert Koch de Berlín junto con un equipo de científicos europeos y africanos han investigado sobre la caza de murciélagos en el pueblo de Meliandoua, en el este de Guinea, donde se registró el primer caso del brote de ébola en diciembre de 2013.

Los expertos afirman que la enfermedad la extendieron colonias migratorias de murciélagos de la fruta, y suponen que el virus había llegado al oeste de África a través de un ejemplar infectado de murciélago de la fruta de la especie Eidolon helvum.

Los científicos explicaron que estos animales migran a través de largas distancias y habitualmente forman colonias gigantes cerca de las localidades y en los bosques y que el virus puede estar estrechamente relacionado con el agente conocido como Zaire ebolavirus, identificado hace más de 10 años en la República Democrática del Congo.

Los investigadores sospechan desde hace varios años que los murciélagos guardan el ébola, pero la transmisión directa a los seres humanos era extremadamente rara, a pesar de que los africanos cazan regularmente a estos animales para alimentarse. También, los brotes anteriores provocaron tasas de mortalidad catastróficas entre las poblaciones de gorilas y chimpancés, lo que llevó a algunos científicos a pensar que estos primates podían ser responsables de la propagación de la enfermedad. Sin embargo, ahora los investigadores creen que no hay pruebas de que otros animales aparte de los murciélagos tengan ningún papel en la propagación del virus del ébola y que puede transmitirse de una especie de murciélago a otra. Si se confirma que los murciélagos son agentes portadores del ébola, las comunidades forestales podrían tratar de destruir las colonias, lo que sería un desastre ecológico, porque los murciélagos polinizan plantas y devoran insectos.