domingo , diciembre 17 2017
facebook@ twitter@ instagram@ youtube@

Te puede interesar

La NASA descubre el Kepler-90, el sistema solar más parecido al de la Tierra

Estrategias fundamentales para controlar los nervios

Cambios que experimenta el cuerpo al llegar a los 30

Inicio / EN PRIMER PLANO / Así experimentan las ciencias sociales

Así experimentan las ciencias sociales

 

Un ejemplo de experimento social se observa en Naranja Mecánica.
  • Quizá no lo sabías, pero en las ciencias sociales también es posible hacer experimentos… ¡con personas!

Sociología, psicología y economía son las disciplinas que más han avanzado en la realización de experimentos sociales para investigar sobre temas de sexualidad y comportamiento humano. Aquí te presentamos sólo tres ejemplos de cómo los científicos sociales puedenexperimentar con personas.

1. Experimento de la carta perdida de Milgram

Stanley Milgram ideó ésta técnica para identificar el prejucio hacia determinados grupos y organizaciones sociales. Lo que hizo fue distribuir aleatoriamente, en lugares públicos, sobres cerrados dirigidos a personas particulares ficticias y diversas organizaciones sociales, empresariales y científicas.

Las supuestas cartas tenían destinatarios como el partido comunista, el partido nazi, organizaciones benéficas, centros de investigación médica, o personas particulares; y el objetivo era identificar qué pasaba con cada una de ellas al ser encontradas por extraños en lugares públicos.

Los resultados fueron previsibles, los grupos “socialmente deseables” como las organizaciones benéficas y científicas tuvieron una tasa de 72% de devolución. Mientras que los “socialmente indeseables”, como los de los partidos ya mencionados, sólo tuvieron una tasa de devolución del

2. Experimento de la prisión de Standford

Se desarrolló en el mes de agosto de 1971 en un sótano de la Universidad de Standford, California. El psicólogo Philip Zimbardo reunió algunos voluntarios durante unos días y transformó a cada uno de ellos en un prisionero, o en un carcelero de forma aleatoria.

Lo que hizo posteriormente fue analizar de qué forma desempeñaba su rol cada uno de los participantes. La hipótesis de Zimbardo era que las personas se iban a comportar de la forma en que preconcebían que se debían desempeñar esos roles en la realidad; y que no actuarían según su propio juicio.

Los resultados no fueron los esperados, y el experimento se vio abruptamente interrumpido luego de sólo seis días de observación. Las cosas se fueron de control y varios participantes resultaron seriamente dañados psicológicamente.

3. El dilema del prisionero

La teoría de juegos es una rama de la economía que analiza la conducta de dos agentes económicos frente a una situación en particular.

El dilema del prisionero es el más claro y citado ejemplo de experimentación de ésta rama de la economía. Consiste en plantear una situación de total incomunicación entre dos sospechosos de haber cometido un delito, otorgándoles la posibilidad de confesar el delito o culpar al otro.

A cada uno de los prisioneros se les ofrece un trato: si deciden confesar, verán reducida su pena. Ahora deben decidir si colaboran o no con su compañero, pero están totalmente incomunicados.

Un simple procedimiento analítico nos indica que cada prisionero culpará al otro, sin embargo el resultado óptimo -menor tiempo en prisión para cada uno- se produciría si ambos confesaran.