¿Qué pasa con nuestros ojos cuando nos asustamos?

Abrir los ojos es una de las características más comunes.
  • Te has preguntado ¿Por qué abrimos tanto los ojos cuando algo nos impacta?

Imagina que estás caminando por un callejón oscuro, a lo lejos, las campanadas del reloj te indican que es media noche, tu sangre comienza a correr rápidamente tu corazón está acelerado, tu intuición te obliga de inmediato a voltear hacia todos lados, sólo reconoces sombras, te das cuenta que tus ojos al estar alerta parecen dos platos que blanquean ante lo negro de la noche.

Un nuevo estudio demuestra que las expresiones de miedo ayudan a localizar el peligro, tanto para la persona que lo ve como para quien simplemente observa la reacción.

Los investigadores Daniel Lee y el Dr. Adam Anderson, de la Universidad de Toronto, aseguran que las expresiones emotivas tienen su razón de ser. Al asustarse y abrir los ojos, se agranda el campo de visión al mismo tiempo que se señala con la mirada en dónde se encuentra la posible amenaza.

Durante un experimento, los científicos encontraron que aquellos participantes cuyos gestos de miedo les ocasionaban abrir los ojos, podían discernir mejor elementos de la visión periférica que aquellos partícipes que mantenían expresiones neutras o de asco.

Posteriormente, investigaron los beneficios que las expresiones de ojos abiertos aportaban a quienes las miraban. Encontraron que los partícipes sabían en qué dirección miraban unos ojos conforme se agrandaban. Esto se debe a que al ampliarse los ojos, se logra observar la parte blanca o membrana esclerótica, la cual crea un mayor contraste con el iris. Por lo tanto, resulta sencillo saber hacia dónde ven los ojos. La mirada se vuelve una especie de señal.

El estudio demuestra cuán sociales somos. Los ojos actúan como señas ya que la habilidad humana para procesar la mirada ajena es sorprendente. Nuestras reacciones y gestos, por innatas que parezcan, cumplen una función social.

[Con info de Muy Interesante, México]

Comparte