Contenido » [VIDEO] “Mujeres trabajando” lo que Estancias Infantiles Sedesol necesita
Noticias: ¡Vuelve la Fórmula 1 a México!
Noticias: Accidente en Taiwán deja al menos 45 muertos
Noticias: ¿Te hace falta sexo? 10 señales de que necesitas de esta actividad
Noticias: ¿Poco tiempo? 7 tips sencillos para estar más sano
Noticias: ¡No lo vas a creer! Útiles inventos que no sabías que necesitabas
Noticias: ¡Terrible! Pareja encadenaba a sus hijos autistas por la noche
Noticias: Hallan gen que detiene el cáncer del pulmón
Noticias: Logran por primera vez erradicar el VIH de una célula humana
Noticias: ¡Ya disponible! Dsan a conocer mapa detallado de Marte
Noticias: Escribir a mano mejora la memoria

» [VIDEO] “Mujeres trabajando” lo que Estancias Infantiles Sedesol necesita

13 marzo 2012






Cruzando una carretera de no mayor a metro y medio de ancho bordeada por la laguna que está al terminar la avenida Tláhuac, cuando ya es Estado México, se observan comercios alrededor del camino, a lo lejos, se vislumbra un letrero de Mega Comercial Mexicana y moto taxis empiezan a apreciarse por todos lados, es entonces cuando caes en la cuenta que sobre ti hay un letrero que dice: bienvenidos a Chalco de Diaz, municipio del estado de México.

Para llegar a la Estancia Infantil del programa impulsado por Sedesol “Mujeres trabajando” se debe abandonar la estrecha carretera y entrar a la colonia Culturas de México, entre calles de terracería de las cuales incluso los colonos desconocen la numeración de las manzanas y lotes.

Guiado únicamente por el nombre de la calle (Mazatecas), se puede distinguir a los lejos, los colores característicos de los inmuebles adaptados por las encargadas de acuerdo a los requerimientos de la política social de Sedesol, la entrada asemeja más una caseta de vigilancia, que mediante un vidrio polarizado permite la entrada a  los visitantes.

Una modesta recepción armada con paredes falsas, materiales para la formación infantil y una pequeña mesa con un libro de registro, es lo que se puede observar en el vestíbulo del edificio. Después, lo que más llama la atención son los gritos de los pequeños, que como parte de sus actividades diarias entonan y bailan una canción al ritmo “el baile de la ranita”.

En la primera puerta cruzando el patio de juegos se lee “filtro” acompañado de un semáforo que indica que ahí los infantes son revisados, de manera general las asistentes buscan moretones, miden la temperatura y aplican gel antibacterial que los niños con un poco de molestia lo reciben, mientras tanto, en otros salones ya completos es la hora de la siesta, se percibe un breve silencio entre el bullicioso lugar que es roto de inmediato por el llanto.

Aparentemente uno de los pequeños se ha quedado sin compañero de baile, de inmediato la encargada lo toma en sus brazos y lo convence de que no pasa nada “yo bailo contigo”, al mismo tiempo, otro grupo sube a su salón, sus pisos antiderrapantes color amarillo impide que alguien resbale, a la par que otros juegan en “mi cocinita” y “la tiendita” lugres destinados para actividades de “rol”.

El lugar que desde 2008, acompaña a las 9500 estancias abiertas hasta el momento, atiende el número máximo que una Estancia Infantil puede soportar, 60 niños, de acuerdo a los datos ofrecidos por Norma Velásquez Martínez responsable el nombre de la estancia en el que se pueden ver fotos del Presidente de la República, debe su nombre a que “esto era, precisamente lo que Sedesol promueve”.

Mujeres como Alejandra Costilla Miranda, que desde Chimalhuacán, se traslada día a día a Chalco, que se levanta a las 5 de la mañana con tal de llegar a su trabajo a las 8. O como Yunuet Elianet  Sánchez Carbajal, que pese  su trabajo en tianguis sobre ruedas se da el espacio de llevar a su pequeña a la estancia.

El programa Mujeres Trabajando, sin duda, ha ayudado no sólo ala economía de miles de familias mexicanas, no también a la formación de los pequeños que según su padres entran con una notable ventaja a preescolar, sobre los niños que no tuvieron una preparación previa académica en estancias infantiles.

Por Mario Ostos

Artículos Relacionados