Contenido » Los bebés nacidos por cesárea y los probióticos
Noticias: Resumen deportivo. Futbol nacional, internacional y NFL
Noticias: ¡Increíble! Estos son 5 venenos que quizá consumes diario y no lo notas
Noticias: Maisy, la niña que nació sin sangre en las venas
Noticias: Estos son los peligros que enfrentará la economía global en 2015
Noticias: Cuando el comunismo funcionó, Hungría busca el retorno a este modelo
Noticias: Conoce algunas de las paradojas económicas que existen
Noticias: ¿Sabías que hay algunos países cuyo PIB es menor a los ingresos de Apple?
Noticias: El capital se mide en hamburguesas. Conoce el índice Big Mac
Noticias: Sophia Loren: “Celebro mi pasado pero vivo mirando al futuro”
Noticias: Lo que no sabías acerca de tu boca

» Los bebés nacidos por cesárea y los probióticos

4 noviembre 2011






                                                                                   

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida de los bebés. La leche humana contiene diversos factores de protección, entre ellos, los probióticos que contribuyen a reforzar los mecanismos de defensa del recién nacido, a desarrollar una microflora intestinal saludable y a prevenir cierto tipo de enfermedades diarreicas.
De acuerdo con ese organismo internacional de salud, los nacimientos por cesárea representan el 40 por ciento en México. El documento específica que los valores más altos de partos por cesárea correspondieron al sector privado con 68%, en el IMSS alcanzaron hasta el 50.7% y en los hospitales de la Secretaria de Salud hasta el 30 por ciento. El parto natural es la manera ideal para el nacimiento de todo bebé, ya que el paso por el canal natural del parto expone al recién nacido a microbios específicos que contribuirán a reforzar sus defensas, sin embargo, cuando médicamente se determina que no es posible el parto natural, se indica la cesárea.

El bebé nacido por cesárea, en comparación con el nacido por parto natural, puede presentar mayor susceptibilidad a desarrollar problemas respiratorios, gastrointestinales ó atópicos.  Los probióticos (cultivos bífidos) pueden beneficiar a los bebés nacidos por cesárea, que puede presentar niveles superiores a los normales de interferón (IFN) e interleucina-13 (IL-13), lo cual puede causar una mayor susceptibilidad para desarrollar enfermedades respiratorias como atopia y asma. De acuerdo con un estudio publicado en Clinical and Molecular Allergy 2006, la segregación de IL-13 e IFN fue significativamente más alta en bebes nacidos por cesárea que en aquellos nacidos por parto natural.

El médico Edgar Manuel Vásquez Garibay, director del Instituto de Nutrición Humana, una de las organizaciones más importantes del país en cuanto a investigación en nutrición, señala que existe la teoría de que el nacimiento por cesárea también puede ser un factor que contribuya al retraso en el desarrollo de la flora gastrointestinal del recién nacido. “Esto hace al bebé más propenso a presentar problemas como alergias alimentarias, infección de la sangre o enfermedad gastrointestinal grave. Diversas investigaciones han revelado que el nacimiento por cesárea es considerado un factor de riesgo para que los bebes sufran de diarrea y/o desarrollen susceptibilidad o alergias a los alimentos”, señaló el especialista.
Por su parte, el médico Alberto Orozco Gutiérrez, Jefe del Departamento de Neonatología del Hospital Ángeles del Pedregal, explica que la flora gastrointestinal en niños que nacieron por cesárea puede mantenerse alterada hasta por 6 meses después del nacimiento así como el asentamiento de probióticos como cultivos bífidos en el tracto intestinal.“La flora gastrointestinal está compuesta por bacterias que residen en ella, así como por otras que son ingeridas oralmente y que ocupan el tracto intestinal de manera transitoria. Los probióticos forman parte del segundo grupo y son bacterias benéficas que al ser ingeridas son capaces de aportar beneficios a la salud de un individuo al modificar la población de bacterias en la flora intestinal”, agregó el experto.

Por otro lado, Raúl Garza Bulnes, pediatra neonatólogo adscrito al Hospital Conchita de Monterrey, destaca que la leche humana proveerá una dosis diaria de probióticos que beneficiarán la salud de los niños contribuyendo a mejorar sus mecanismos de defensa, al correcto desarrollo de la microflora gastrointestinal -limitando la proliferación de bacterias patógenas- y a la prevención de enfermedades como alergias, diarrea por virus y enfermerdad gastrointestinal grave.

Prueba de ello son los cultivos bífidos, Bifidobacterium lactis, probiótico naturalmente presente en la leche humana, contribuye al aumento de las concentraciones de acetato y lactosa en 42 y 38%, respectivamente, así como de IgA secretora, que son algunos elementos con propiedades anti-infecciosas, que impiden la adhesión de microorganismos patógenos en los intestinos. También se ha demostrado que B. lactis disminuye la presencia de calprotectina -proteína que se encuentra en niveles elevados en pacientes con diversos procesos inflamatorios intestinales- en las heces de los recién nacidos.
Los cultivos bífidos como B. lactis, administrados a largo plazo son bien tolerados y seguros para los recién nacidos y son una buena opción para complementar la dieta de los bebes nacidos por cesárea, ya que contribuyen a mejorar su salud, incrementando su respuesta inmune y haciéndolos menos propensos a enfermedades comunes de la infancia.





css.php